playa en cayo jutías cuba

Cayo Jutías – La mejor playa de Cuba

Cayo Jutías es de las que vimos la mejor playa de Cuba. Es salvaje, llena de vida, … Sus aguas turquesas se tornan rosas al atardecer, aunque eso es algo que no muchos privilegiados saben. Su arena blanca es inabarcable de un vistazo. El paraíso para aquellos que saben dónde buscarlo y a partir de ahora para todo aquel que lea este post.

Cayo Jutías estrellas de Mar gigantes cuba

Cayo Jutías

Desde casa ya habíamos visto fotos pero ninguna mostraba su naturaleza real.

Pero, ¿Qué es un Cayo?

Un Cayo es una isla arenosa y de poca altura que se forma sobre suelo coralino. Es muy común en todo el Caribe y Mar de Antillas. Para llegar a algunas de ellas es necesario el uso de embarcaciones. Sin embargo otras están tan cerca de la costa que pueden comunicar natural o mediante puentes y carreteras, con la isla principal de Cuba. El ecosistema en los cayos suele ser muy frágil debido a la poca extensión de los mismos. Cayo Jutías por ejemplo debe su nombre a un roedor de gran tamaño que habita los árboles cubanos, la Jutía, y que actualmente se encuentra casi extinto.

Durante la organización del viaje nos planteamos si ir a este cayo o a Cayo Levisa. Ambos son accesibles desde Viñales.

Finalmente y al contar solo con 15 días para visitar Cuba nos decantamos por Cayo Jutías por los siguientes motivos:

  • En nuestra casa particular nos dijeron que Cayo Jutías es más bonito que Cayo Levisa, más exótico y natural. Cayo Levisa tiene todo un resort en la playa, por lo que hay gente constantemente.
  • Ahorraríamos tiempo y dinero yendo a Cayo Jutías ya que para ir a Cayo Levisa teníamos que coger un Ferry.
  • Aunque nos habían comentado que era imposible dormir en Cayo Jutías íbamos a intentar hacer noche allí. Por ello, no sabíamos si usaríamos uno o dos días de nuestro viaje, quedándonos sin tiempo para ver los dos.

Cómo llegar a cayo Jutías

Buscar un taxi compartido que te lleve a Cayo Jutías desde Viñales es muy fácil. En la puerta de la estación de Viazul de Viñales hay taxistas que te ofrecen un asiento por 15 CUC ida y vuelta. Simplemente el día de antes tienes que acordar con ellos la hora de salida y el precio.

Lo que nos resultó imposible fue encontrar a uno que no le importara regresar después del atardecer. La carretera a Cayo Jutías está en muy malas condiciones. Tan malas que finalmente tuvieron que quitar el ticket de entrada de la playa porque las quejas de los turistas se hicieron oír. Era impensable que cobraran por cruzar una  carretera llena de socavones.

Por ello, los taxistas, que deben el sustento a sus coches de hace más 30 años, no pueden arriesgarse a sufrir una avería por conducir a oscuras por esas carreteras. Si tienes suerte alguno te esperará hasta las 6 de la tarde. La mayoría, a las 4 ya se han ido del cayo. En cualquier caso no es suficiente para disfrutar del mejor momento del día en Cayo Jutías, de su increíble atardecer.

Cayo Jutías starfishes giant cuba

Atardecer Cayo Jutías

Pese a contratar el trayecto ida y vuelta algo en mi interior sabía que no regresaríamos con el taxista a las 6. Olía la aventura, pese a que Dani ya se había resignado a perdernos la puesta de sol.

La playa de las estrellas de mar

Aterrizando en Cayo Jutías

Llegamos al cayo sobre las 10 de la mañana después de hora y media apretados en un taxi compartido.  La playa era muy bonita pero para ser sinceros, no era lo que esperábamos. El agua azul y la arena blanca estaban llenos de gente. Un chiringuito, dos bares y un montón de hamacas y sombrillas acabaron de destruir por completo mi concepto de playa perfecta.

Si te gustan las aglomeraciones en la playa disfrutarás como un niño en esta playa. Pero desde luego, no era lo que nosotros estábamos buscando. Un poco decepcionados fuimos a la orilla y desde allí vimos escondida entre unos arbustos una pequeña tienda de campaña. La sorpresa fue mayúscula ya que hasta ese momento habíamos pensado que no se podía acampar en Cuba. Corriendo fuimos a hablar con sus ocupantes.

Resultaron ser dos chicas españolas muy simpáticas que iban a viajar por Sudamérica durante los próximos 4 meses. Y nos ratificaron, desde luego en Cuba se puede acampar. Ellas llevaban haciéndolo por toda la isla desde hacía un mes y no habían tenido ningún problema.

En ese momento nos arrepentimos muchísimo de no haber llevado tienda de campaña. Por suerte nos contaron que por la noche unos guardas vigilaban los chiringuitos y que si les preguntábamos nos dirían donde podíamos dormir. Creían que tenían una tienda de campaña para prestar.

La emoción me desbordaba. Sobre todo porque le había dicho al incrédulo Dani que no íbamos a volver a Viñales ese día y ahora sabíamos que tenía razón. Pero ahí no acababan la buenas noticias. No contaron que al final del cayo, hacia el suroeste, había una playa con estrellas de mar gigantes. 

La ruta

Sin más que hablar pusimos rumbo hacia orillas desconocidas con el sueño de encontrar aquella lejana playa de la que nos habían hablado. Nada más dejar los chiringuitos a espaldas el paisaje cambió radicalmente. Enredos de manglares muertos nos dificultaban el paso. Nunca olvidaré esos troncos grisáceos rompiendo las olas.

Manglares muertos Cayo Jutías Cuba

Manglares muertos

Pese a la belleza extrema del entorno, andar en esas condiciones puede suponer un verdadero reto. En ocasiones los manglares obligaban a adentrarnos en el agua hasta cubrirnos las rodillas.

Manglares secos Cayo Jutías Cuba

Manglares

A veces un camino se vislumbraba hacia el interior, alejándonos de la costa. Allí pasamos cerca de una laguna donde millones de cangrejos se apartaban de nuestro camino con un fuerte estruendo.

Laguna Cayo Jutías Cuba

Laguna

La peor parte la pasamos al cruzar un espeso pinedo donde los mosquitos por poco nos devoran. Más que en ningún otro sitio de Cuba,  si vais a hacer esta ruta, llevar repelente de mosquitos es vital.

Inicio pinedo Cayo Jutías Cuba

Inicio pinedo

Muchas veces encontrábamos pequeñas playas que nos tentaban a olvidar la idea de las estrellas de mar gigantes y dejar de andar.

playa en cayo jutías cuba

Nos vimos muy tentados a detenernos en esta calita

El paraíso – la mejor playa de cuba

Sin embargo, tras una hora de camino y cuando empezábamos a desesperar, la maleza se despejó y entramos en el paraíso. Sin duda la mejor playa de Cuba.

paraiso cayo jutías cuba

El paraíso

Un paraíso para nosotros solos, donde el único sonido era el de las olas del mar.

Cayo Jutías Paraiso Cuba playa

Disfrutando del paraíso

Nada más entrar al agua encontramos lo que buscábamos. Estrellas de mar como nunca jamás habíamos visto.

Estrellas de Mar en Cayo Jutías Cuba

Estrellas de Mar

no mates estrellas de mar

Ya sé que las estrellas de mar son preciosas pero por favor si las sacas del agua para echarles una foto devuélvelas al mar inmediatamente y no las vuelvas a sacar en al menos una hora.

Estrellas de mar Cayo Jutías Cuba

Estrellas de mar

Las estrellas de mar son animales que necesitan estar dentro del agua para respirar. Fuera del agua mueren intoxicadas. Además el constante manoseo a las que son sometidas por turistas puede ocasionarle la muerte por estrés.

Sé responsable y no saques una estrella de mar más de 5 segundos seguidos fuera del agua, ni tampoco más de 1 minuto a lo largo de una hora ya que de otra manera estarás matando a la estrella de mar.

Ascen Estrellas de Mar Cuba Cayo Jutías

Estrellas de Mar

Recorrimos varias veces la inmensa playa en total soledad y bajo un sol abrasador. Si venís a esta playa no olvidéis vuestra protección solar ya que no hay sombra alguna.

Playa virgen Cayo Jutías Cuba

Recorriendo la playa de las estrellas de mar

Cayo Jutías Cuba Paseo

Cayo Jutías

cayo Jutias playa estrella de mar final cuba

Final del cayo

Encontramos una preciosa concha gigante vacía.

Concha gigante Cuba Cayo Jutías

Concha gigante

Mientras nos bañábamos vimos y sentimos también cangrejos de un tamaño considerable. También vimos alguna medusa aunque por suerte solo aparecieron al final del día.

El camino de vuelta se nos pasó mucho más rápido, supongo que porque los mosquitos no aparecieron.

Pernoctar en Cayo Jutías

Sobornando a los guardas nocturnos

Llegamos a la playa principal sobre las 5 de la tarde y para nuestra sorpresa, ya estaba prácticamente desierta. Solo quedaban nuestros compañeros de taxi, con el cual habíamos acordado que nos iríamos a las 6.

Playa principal de Cayo Jutías al atardecer

Playa principal

También estaban las chicas que habíamos conocido por la mañana y que nos dijeron que ya habían llegado los guardas nocturnos.

Antes de que cerrara el chiringuito compramos una botella de ron Habana (8 CUC) para sobornar a los guardas nocturnos.

Realmente no fue necesario. A los guardas les pareció genial tener compañía para esa noche. Me dió la sensación de que todos los días hay algún explorador que se niega a abandonar el paraíso por la tarde y les pide asilo.

Muy amablemente nos dijeron que sin problema nos acogían pero que la tienda de campaña estaba rota, y que tendríamos que dormir en el baño del chiringuito.

Aún con tiempo para coger el taxi de vuelta ni nos lo pensamos. Preferimos quedarnos a ver el atardecer y dormir en el baño que perdernos el espectáculo.

atardecer en cayo jutías

Sin creer que habíamos conseguido poder dormir en Cayo Jutías fuimos a buscar el mejor lugar para ver el atardecer.

Y no podía ser otro que el manglar muerto. Estaba suficientemente cerca del chiringuito como para no tener que volver a andar una hora de regreso. Además ver las raíces volverse rosáceas con las luces del atardecer era una experiencia que veníamos soñando desde que pusimos el pie en aquella playa.

Manglar muerto antes del atardecer cayo Jutías Cuba

Manglar muerto antes del atardecer

El único problema era las densas nubes que amenazaban con arruinarnos el espectáculo.

Sin embargo, cuando empezó la función las nubes se apartaron regalándonos uno de esos momentos únicos en la vida.

cuba cayo jutias atardecer

Atardecer en Cayo Jutías

Desde entonces siempre le recuerdo a Dani que a veces la amazona tiene ideas locas a las cuales debe fotos míticas.

Atardecer Cayo Jutías Cuba silla

Atardecer en Cayo Jutías

Atardecer en Cayo Jutías Cuba Manglar

Atardecer en Cayo Jutías

alrededor de una botella de ron

El sol se apagó y volvimos al chiringuito. Esta vez cerrado al público.

Playa principal cayo jutias cuba

Playa Principal

Cenamos todos juntos; los guardas, las chicas españolas que seguían acampadas y nosotros. El ron corrió de nuestra parte. Lo pasamos genial contando anécdotas de nuestros viajes ante los ojos atónitos de los guardas deleitados por conocer la vida fuera de la isla.

Aprovechamos también para saber más de sus costumbres y la verdad que fue una velada estupenda. Nos pareció asombroso que trabajaran de guardas nocturnos y que no tuvieran ni una mísera linterna. Por supuesto acabamos regalándoles las nuestras.

Mientras terminábamos la botella de ron Dani fue a hacer algunas fotos nocturnas, ya que al no haber ningún núcleo poblacional cerca el cielo estaba cubierto de un precioso manto de estrellas.

Noche en Cayo Jutías Cuba

Noche en Cayo Jutías

El sitio más raro donde hemos dormido

Cuando Dani volvió, le pedimos al guarda que nos enseñara donde dormir. Nos dijo que cogiéramos dos hamacas y las metiéramos en el cuarto de baño del chiringuito. Además nos prestó unas toallas y trozos de tela con los que taparnos. No pegué ojo en toda la noche pero, sin embargo, no me arrepiento para nada de la experiencia.

dormir hamaca cayo Jutías

Nuestro alojamiento en Cayo Jutías

De lo que si nos arrepentimos fue de no haber llevado tienda de campaña. De haberlo hecho hubiéramos dormido en la playa de las estrellas de mar. Y por supuesto, nos hubiéramos encendido una hoguera, como habíamos visto que alguien más había hecho.

Dormir a la intemperie tampoco lo recomendamos ya que los mosquitos pulguilla, como pasaba en Playa Ancón, por la noche son matadores.

Si tengo algo claro es que cuando vuelva a Cuba será con tienda de campaña. En este país nos parece imprescindible si se quiere disfrutar de toda su naturaleza.

La playa del este

A la mañana siguiente desayunamos en uno de los bares. Nos cobraron por dos zumos de papaya natural y dos sándwiches de queso 8 CUC.

Desayuno en Cayo Jutías Cuba

Nuestro desayuno

Después tuvimos que decidir si visitar la playa de las estrellas de mar de nuevo o recorrer el otro lado de la playa; hacia el Oeste.

Aunque la playa de las estrellas nos encantó queríamos explorar todo Cayo Jutías así que empezamos a andar hacia el Oeste.

playa oeste principal cayo jutias cuba

Yendo hacia el oeste de Cayo Jutías

El paisaje es distinto al que encuentras en la otra dirección. Los manglares son más verdes pero a la vez hay más gente.

manglares cayo Jutias cuba

Manglares

Si caminas un poco encontrarás el parking. En él, los taxistas suelen esperar a que sea la hora de recoger a sus pasajeros de regreso. En un momento dado la vegetación ya no deja avanzar más siendo el recorrido que puedes hacer mucho más corto en esta dirección que en la otra.

manglares Cayo Jutías Cuba

Manglares

Esta playa está bastante menos concurrida que la playa principal. Sin embargo no puede compararse ni en belleza ni naturaleza a la playa del final del cayo.

Playa este de Cayo Jutías Cuba

Este de Cayo Jutías

Si no te apetece andar la hora necesaria para llegar a la la playa de las estrellas de mar, pero no quieres estar rodeado de otros bañistas, te recomiendo que entonces vengas a ésta.

Playas al Este de Cayo Jutías Cuba

Playas al Este de Cayo Jutías Cuba

Además aunque aquí no hay chiringuitos si que hay locales que te venden comida. Por ejemplo Dani compro una langosta recién pescada que le cocinaron en unas brasas por 9 CUC. Dijo que era la mejor langosta que había probado nunca.

El regreso a la civilización

No teníamos manera de volver a Viñales ya que el acuerdo con el taxista era volvernos el día anterior. Así que a las 4 fuimos a donde nos había dejado el taxi para ver si había algún otro con algún asiento libre. O aún mejor, si algún turista con coche de alquiler no le importaba que fuéramos con ellos.

No os preocupéis por el taxi. En 3 minutos encontramos a una pareja suiza que se ofreció a llevarnos a Viñales.

Mi consejo a los que queréis dormir en el cayo es que negociéis con los taxistas solo precio de ida Viñales-Cayo Jutías.

Al volver a nuestra casa particular  de Viñales, la mujer nos preguntó preocupada que porque no habíamos vuelto a dormir el día anterior. Al contarle la historia nos apodaron como los Ermitaños de Cayo Jutías.

Ermitaños de Cayo Jutías Cuba

Los Ermitaños de Cayo Jutías

Y con el sonido de las olas nos despedimos de este intenso viaje recorriendo la mitad norte de Cuba. Tantas cosas quedaron pendientes que volveremos seguro. Esperamos impacientes.

REDACTADO POR ASCEN

No te pierdas...

Deja un comentario