Promontorio de Torre Caldura visto desde el Castillo Normando en la cumbre de la Roca de Cefalú Sicilia

Cefalú – La ciudadela normanda

Cefalú es uno de los puntos más visitados de toda Sicilia. Su diminuto tamaño no impide que miles de turistas la visiten cada día durante los meses de verano.

Imaginaros mi cara de turisfóbica cuando Dani me dijo que dedicaríamos un día a Cefalú. Pues bien, he de decir que no solo conseguimos esquivar a las masas, sino que logramos descubrir rincones secretos donde perdernos. Eso sí, un día me pareció suficiente para ver Cefalú con detalle. De hecho ni siquiera hicimos noche allí, ya que los precios son extremadamente altos comparados con zonas menos turísticas.

LA ROCCA

Si visitas Cefalú lo primero que te recomiendo es que lleves buen calzado y sobre todo ganas de subir. En esta ocasión no a volcanes, sino a rocas. Porque imaginaros de dónde viene el nombre de este pequeño pueblo pesquero a orillas del Mar Tirreno. Cefalú, del griego KEPHALOIDION que te recuerda la gigantesca roca con forma de cabeza que te va a tocar escalar si no te quieres perder las mejores vistas de la llamada Ciudadela Normanda.

Y es que Cefalú se encuentra atrapada entre el mar y la Rocca. Una roca calcárea de 270 metros de altura que ha servido de hervidero de mitos y leyendas. Para los griegos la Rocca fue en lo que se convirtió el poeta Dafne tras su muerte para permanecer cerca de su querida Sicilia. Para los fenicios en la Rocca tuvo lugar la lucha entre Hércules y los Gigantes. Por ello también es conocida como la Rocca de Hércules.

Mi recomendación es que lo primero que hagas al llegar a Cefalú, a primera hora de la mañana, sea subir a la Rocca. Sobre todo si visitas Sicilia en verano. El calor puede ser matador más tarde y desde la cima descubrirás rincones para visitar después, cuando recorras las calles empedradas del casco histórico. Rincones que muy probablemente te perderías si no alcanzas primero un buena perspectiva panorámica de la ciudad. Y lo mejor; es muy probable que estés casi completamente solo (como estuvimos nosotros) porque no cualquiera la sube.

Cefalú vista desde la Rocca

Cefalú vista desde la Rocca

En cualquier caso,  aunque el camino no sea sencillo y tengas que subir 278 peldaños entallados en la Rocca, tendrás como recompensa unas vistas alucinantes y un entendimiento casi instantáneo de la ciudad.

TEMPLO DE DIANA

A media altura de la Rocca se encuentra el Templo de Diana. Un templo creado para adorar a la diosa del agua y la luna. Se cree que este monumento megalítico fue construido durante el siglo IX a. C. siendo por ello el único monumento pre-clásico de Sicilia.

No esperes demasiado de este templo. Si nadie os avisa de que está ahí os pensaríais que es cualquier construcción abandonada. Y es que es una pena lo descuidado que está. Cualquiera puede tocar los restos, llevárselos o estropearlos.

CASTILLO NORMANDO

Tras media hora de subida encontramos las ruinas del Castillo Normando. Esta fortificación fue construida para poder proteger la ciudad de posibles ataques. Además ofrece una vista de 360º que destapa una nueva visión del entorno.

Desde allí pudimos ver el Nuevo Puerto Presidiana y disfrutar de los cambios de tonalidades de las aguas del Mar Tirreno.

Nuevo Puerto Presidiana visto desde el Castillo Normando en la cumbre de la Roca de Cefalú Sicilia

Nuevo Puerto Presidiana visto desde el Castillo Normando

Descubrimos también el Promontorio de Torre Caldura y la torre vigía ubicada sobre el cabo Caldura que data del siglo XVI.

Promontorio de Torre Caldura visto desde el Castillo Normando en la cumbre de la Roca de Cefalú Sicilia

Promontorio de Torre Caldura visto desde el Castillo Normando

Y por supuesto admiramos la planta en Cruz de la Catedral de Cefalú, el principal monumento de la ciudad y de la que os hablaremos más tarde.

Duomo di Cefalú visto desde la Rocca en Sicilia

Duomo di Cefalú visto desde la Rocca

Sin embargo lo que más me gustó de subir a la Rocca fue descubrir un sitio alternativo a la abarrotada playa principal de Cefalú.

Si os fijáis en la última imagen, la macedonia de colorines de la bahía de la izquierda no es otra cosas que sombrillas que rivalizan por tener su hueco en la arena al más puro estilo Benidorm.

Para llegar a Cefalú tuvimos que aparcar el coche a las afueras (Ver detalle en el mapa) y caminar todo el paseo marítimo Lungomare Giuseppe Giardina. Desde bien temprano ya había cientos de personas reservando hueco así que sabíamos que o encontrábamos un plan B o no tendríamos lugar para deshacernos del mortífero calor Siciliano. Por ello llegar a la cima de la Rocca y localizar lo que después supimos que se llamaba Arrecife de Giudecca, no nos pudo hacer más felices.

EL INCENDIO

Además subiendo a la Rocca también conocimos parte de la historia más reciente de Cefalú. En la parte izquierda de la última imagen aparecen los montes de Cefalú. Estos desafortunadamente ardieron en un incendio el 16 de Junio de 2016. Prácticamente 1 mes antes de nuestra visita.

 Era una pena ver todos los montes negros calcinados. Pero la mayor pena no es sólo saber que tendrán que pasar más de 100 años para que vuelvan a estar como antes, sino que según nos contaron varios sicilianos en nuestro viaje, el incendio fue provocado por la mafia al retirar el ayuntamiento la concesión de guardabosques a la empresa privada que lo gestionaba. Este hecho nos hizo ver que la mafia no es solamente historias de gangsters del pasado, sino algo actual que todavía pervive y que veríamos a lo largo de todo el viaje como en el tema de basuras, impuestos, etc

CASCO ANTIGUO

Una vez descendáis la Rocca os animo a explorar el casco antiguo de poca medieval. Caminar por el empedrado de sus callejuelas es imposible que no os enamore.

La arteria principal y donde está la mayoría de comercios es la Corso Ruggero, que marcaba el límite de la ciudad medieval. Sin embargo no la sigáis todo el trayecto. Perderos; buscar callejones solitarios y trasladaros a otro siglo, cuando Cefalú era griega, romana, árabe o normanda.

LAVATORIO MEDIEVAL “FIUME CEFALINO”

El acceso al lavatorio medieval “Fiume Cefalino” se encuentra en la  Via Vittorio Emanuele. Se trata de un lavadero de ropa que aunque no se conoce cuando se construyó se atribuye a época Medieval. Este lavadero situado en la desembocadura del riachuelo Cefalino está cavado directamente en la piedra volcánica del lugar. De hecho para llegar a él tendrás que bajar una escalinata de piedra.

Varias restauraciones a lo largo de la historia han hecho posible que se conserve de tal manera que es uno de los puntos más visitados de Cefalú. En la última remodelación realizada en el Siglo XIX se añadieron cabezas de león en bronce a cada uno de los caños que suministra de agua el lavatorio.

Posteriormente el agua es canalizada y llevada al mar a través de una  hendidura que se abre en la muralla medieval que aún queda alzada en Cefalú y que  da al puerto.

DUOMO DI CEFALÚ

Sin duda  Duomo di Cefalú es lo más impactante de este diminuto pueblo. No todos los pueblos pesqueros pueden contar con una catedral y menos desde una época tan temprana. Y es que la catedral de Cefalú (1131) fue fundada incluso antes que la de Palermo (1184).

¿POR QUÉ AQUÍ Y NO EN OTRAS CIUDADES CON MÁS RENOMBRE?

Dice la historia que el barco donde viajaba el Rey de Sicilia Ruggero II se enfrentó a una tempestad en la travesía de Nápoles a Palermo. El Rey, pensando que iba a morir, prometió al salvador que si llegaba a tierra sano y salvo le construiría una catedral en su honor allí dónde llegara. Al desembarcar en Cefalú el rey cumplió su promesa y al poco tiempo comenzaron los trabajos de construcción.

Duomo di Cefalú en Sicilia

Duomo di Cefalú

Lo más característico de la catedral son sus torreones rectangulares que dan un aspecto a la catedral más de una fortaleza normanda que de un lugar de culto. En su interior destaca el mosaico bizantino del Cristo Pantocrátor con caracteres árabe-normando; cabello rubio (normando) y espesa barba oscura (árabe).

Desde 2015 es considerado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO como parte de la ruta árabe-normanda de Palermo, Monreale y Cefalú. Durante los meses de verano el horario de visitas es de 08:00h a 18:00h.

En la misma plaza donde se encuentra la catedral existe una pastelería heladería haciendo esquina con la calle Corso Ruggero llamada Duomo Gelatieri. No tras la visita a la catedral, sino antes de despedirnos de Cefalú volvimos a pasar por allí para comprar cannoli y resultaron ser los mejores de todo el viaje. La crema de riccota, el crujiente exterior y los trozos de pistacho eran para saltarse las lágrimas. Además tuvimos la suerte de que estuvieran recién preparados.

Mejores Cannoli del mundo en Bar Duomo en Cefalú Sicilia Italia

Mejores Cannoli de Sicilia en Duomo Gelatieri

GIUDECCA

COMIENDO EN LA TERRAZA DE AL FARO

Sin haber parado a comer pero con ganas de sumergirnos ya en el mar fuimos a buscar el Arrecife de Giudecca que habíamos visto desde la Rocca. Encontramos así de casualidad un restaurante, Al Faro, que tenía terraza justo en el acantilado que daba al Arrecife de Giudecca, en la calle con el mismo nombre. El restaurante estaba a los pies del Faro de Cefalú.

En él, como en casi toda Sicilia, el plato típico era pasta con marisco o pescado. Sin embargo por suerte para mí también había opción veggie, como siempre 🙂

Pasta en la terraza del restaurante Al Faro en Cefalú Sicilia

Pasta en la terraza del restaurante Al Faro.

 Además disfrutamos de nuestro primero de muchos mezzi litri di vino  bianco della casa.

Terraza al Faro Cefalu Ascen bebiendo vino en Arrecife de Giudecca Sicilia

Vino  bianco della casa en la terraza del restaurante Al Faro

ARRECIFE DE GIUDECCA

Tras el almuerzo fuimos a buscar un punto de acceso al Arrecife de Giudecca. En el mapa os he señalado la postierla por la que nosotros conseguimos descender al arrecife. Y es que no es sencillo de encontrar. Tuvimos que meternos por las callejuelas más antiguas que vimos en todo Cefalú. Sin duda esta zona es la más histórica y menos reformada del pueblo. Para llegar al mar tienes que atravesar literalmente la muralla medieval que aparece en la película de  Cinema Paradiso.

He de decir que el arrecife no es otra cosa que un terreno de roca volcánica que ha formado formas imposibles que se adentran en el mar. La dificultad de acceder hace que encuentres un lugar de paz y tranquilidad mucho más cercano al centro que la playa de Cefalú. Por increíble que parezca estarás solo. Sin embargo la intimidad no está garantizada ya que la muralla normanda convertida en viviendas tiene vistas a esta zona.

Disfrutando de las vistas en las playas de Via Giudecca en Cefalú Sicilia

Arrecife de Giudecca

Aunque no haya arena fina en la que recostarse el lugar no puede ser más idóneo para el buceo. Así que ya sabéis…

AMAZON GIRLS WEAR DIVING GOOGLES 😉
Buceo en las playas de Via Giudecca Cefalú Sicilia

Buceo en el Arrecife de Giudecca

Desde esta zona se ve el restaurante Al Faro, donde habíamos comido, con el faro de fondo.

Huyendo de los turistas en las playas de Vía Giudecca en Cefalú Sicilia

Huyendo de los turistas en el Arrecife de  Giudecca

CONDUCIENDO SOBRE EL MAR

Como comenté arriba no hicimos noche en Cefalú. Primero porque los precios del alojamiento son caros; y segundo porque al día siguiente comenzaba nuestra primera gran aventura. Coronar el volcán Stromboli. Así que como para llegar a Stromboli hay que coger un ferry que sale de Milazzo decidimos pasar esa noche allí.

El GPS nos marcaba 4 horas de trayecto, así que nos pusimos en marcha temprano. Al atardecer Dani me hizo parar ya que el cielo estaba precioso.

Atardecer visto desde la SS113 Sicilia de Cefalú a Milazzo

Atardecer visto desde la carretera SS113

La carretera que estábamos atravesando, la SS113, parecía ir sobre el mar. Todo el tiempo seguía las lineas de la costa; simplemente separados del mar por las vías del tren que también siguen dicha forma. De repente un tren pasó y la escena fue perfecta para cerrar nuestro segundo día del primero de nuestros viajes.

Tren pasando al lado de la carretera SS113 entre Cefalú y Milazzo en Sicilia

Tren pasando al lado de la carretera SS113 entre Cefalú y Milazzo

Sin embargo no puedo cerrar el post sin contaros la verdad de nuestras 4 horas de viaje Cefalú – Milazzo. El GPS que nos dieron cuando alquilamos el coche estaba evitando peajes. El mismo trayecto que estábamos haciendo, se hacía en hora y media pagando peaje. Caímos en la cuenta tras 2 horas y media desesperantes en las que nos perdimos por pueblos de toda índole en cuyos callejones nos quedamos atrapados. Al menos entre la amabilidad de la gente y el atardecer que habíamos vivido por la costa el trayecto se nos hizo mucho menos duro.

REDACTADO POR ASCEN

No te pierdas...

Un comentario en “Cefalú – La ciudadela normanda

Deja un comentario