Vista nocturna rascacielos sky line en Marina Bay

Singapur – Visita nocturna

Singapur, nuestra primera parada y el país más pequeño del Sudeste Asiático, nos recibió con un calor y humedad agobiante que nos acompañó el resto del viaje.

La mejor manera de llegar al centro de Singapur desde el aeropuerto es usando el metro y se tarda aproximadamente una hora. Nosotros llegamos a las tres de la tarde y nuestro avión a Penang salía al día siguiente a las 10 de la noche, así que dejamos las maletas en el hostal y nos fuimos a patear la ciudad para poder ver lo máximo posible en ese día y medio que teníamos.

IMPRESCINDIBLE EN TU VISITA NOCTURNA POR SINGAPUR

MARINA BAY SANDS

Para tener una de las mejores vistas de la ciudad es indispensable subir al majestuoso hotel Marina Bay Sands. Este hotel de 3 torres de 200m unidos por la azotea en forma de barco tiene una de las piscinas infinitas más impresionantes del mundo. Si viajáis con bajo presupuesto y le echáis morro a la vida, también podéis subir totalmente gratis.

Amazona enfrente de Marina Bay Sands

Marina Bay Sands

LA TERRAZA DE CÉ LA VI

En la torre tres, la que está situada más a la izquierda si le das la espalda a la bahía, se sitúa el acceso al restaurante de la azotea CÉ LA VI. Justo entrando a mano derecha está el ascensor, custodiado para que no se cuelen turistas huyendo del ticket de 23$ que te cobran para subir al mirador Sands Skypark (que por cierto está un nivel por debajo del CÉ LA VI).

El truco es decir que tienes una reserva para cenar. No sé si siempre es así pero con nosotros no comprobaron si era verdad, simplemente nos miraron de arriba a abajo con cara de ajo y nos dijeron que el tenedor era mínimo 40$ por persona (nuestras pintas en ese momento eran dignas de ver). Asentimos felizmente y cogimos el ascensor. Arriba nadie te dice nada, ya que el 50% son clientes y el otro 50% turistas tan caraduras como nosotros.

Vista nocturna rascacielos sky line en Marina Bay

Marina Bay desde la terraza CÉ LA VI

Os recomiendo que lleguéis antes del atardecer, para poder ver la bahía tanto con luz como de noche. Desde ahí también se ve la impresionante piscina, separada por una cristalera imposible de flanquear. Si alguien sabe como colarse en la piscina por favor que nos lo cuente!!! Bañarse ahí tiene que ser una pasada y la única manera conocida es alojándose en el hotel a 400$ por persona y noche. Inasequible para mí.

piscina infinita azotea Marina Bay Sands en Singapur

Piscina infinita de la azotea del Marina Bay Sands

GARDENS BY THE BAY

Cruzando el CÉ LA VI tenéis las vistas del Gardens by the Bay. A las 19:45 y a las 20:45 dan un espectáculo de luces y sonido en la zona de la Supertree Grove. Así se llama una arboleda formada por gigantescos arboles artificiales de 50m. Estos generan electricidad para iluminarse en sus espectáculos nocturnos. Además estos árboles ecológicos recolectan el agua que se emplea en el cuidado de los jardines.

Nosotros vimos el espectáculo desde la terraza del hotel. Sin embargo creo que hubiera sido más impresionante verlo desde el interior de los Jardines. Ya que desde esa altura apenas escuchábamos la música del espectáculo.

Vista nocturna de Gardens by the Bay con el Supertree Groove

Gardens by the Bay

EVENT PLAZA

Lo mismo nos ocurrió con el espectáculo llamado Wonder Full que dan en la propia bahía. Lo vimos desde arriba en vez de desde la grada del Event Plaza preparada para ello, que está justo enfrente del hotel. Este espectáculo lo repiten todos los días a las 20 y a las 21:30. Aparte los viernes y los sábados hay programado otro a las 23h.

Por ello os recomiendo que subáis al atardecer a la terraza del Marina. Sin embargo bajad tanto al Supertree Grove y al Event Plaza para ver los dos espectáculos.

MERLION

Nosotros una vez que bajamos fuimos al otro lado de la bahía para ver al Merlion, símbolo de Singapur. Desde aquí se tienen unas vistas de la bahía impresionantes.

merlion simbolo singapur

Merlion

CLARKE QUAY

Para acabar el día recorrimos el margen derecho del río hasta llegar a Clarke  Quay. Se trata de una congregación de bares y restaurantes con terrazas al aire libre. En estos bares se sirve comida de todo el mundo. Clarke Quay tiene mucha vida durante la tarde-noche. Lo que más nos gustó de esta zona fue la iluminación llamativa y las carpas coloridas que cubrían las aceras. Singapur no es barato. Clarke Quay, aunque es un sitio para comer comida callejera, a nivel de precios es comparable con cualquier sitio de Madrid. En nuestro caso fuimos solo a cotillear ( merece la pena). Pero cenamos en una zona menos turística y nos fuimos al hostal temprano. Solo teníamos el día siguiente para descubrir Little India, China Town e intentar ver de nuevo Marina Bay y Garden by the Bay a plena luz del día.


TEXTO Y FOTOGRAFÍA DE ASCEN

No te pierdas...

Deja un comentario