Teatro Massimo en Palermo Sicilia

Descubre Palermo en un día

Fenicios, Cartagineses, Griegos, Romanos, Bizantinos, Árabes, Normandos, Borbones…Son muchas las dominaciones que han pasado por toda Sicilia. Especialmente por Palermo al estar situada en un enclave estratégico de la isla.

Posteriormente Art Nouveau a principios del siglo XX. Lugar de comienzo de la reconquista aliada tras la segunda guerra mundial. En las últimas décadas desgraciadamente, incompetencia, corrupción, y sobre todo la Mafia o “Cosa Nostra” se viene a nuestra cabeza cuando hablamos de Sicilia en general.

A pesar de toda la mala fama que hay respecto a Palermo en cuanto a orden, limpieza y seguridad, nos seducía enormemente la variedad histórica y cultural, la fama de sus mercados, la gastronomía, y el poder perdernos un poco para conocer un poco más cual es la realidad y sentimiento del palermitano de hoy en día.

Cómo nuestro tiempo en la isla iba a ser limitado (9 días), no pudimos reservar para Palermo más que un día, el primero. Sin embargo creemos que fue suficiente para hacernos una idea de la ciudad y ver los puntos de mayor interés. En cambio, si se planea una salida para ver Monreale y su famosa catedral o darse un baño en las playas de Mondello quizá lo idónea serían de dos a tres días.

Cómo llegar al centro de Palermo desde el aeropuerto

Nuestra aventura comenzó en el aeropuerto de Palermo un Sábado por la mañana. Nos habían avisado sobre el caos del tráfico de la ciudad y de la dificultad para aparcar en el centro. Por ello decidimos no recoger el coche de alquiler con el que íbamos a explorar la isla desde el primer día. En lugar de eso tomamos un autobús ida y vuelta a Palermo centro para volver al día siguiente a recoger nuestro coche. Sin duda os recomiendo esta opción. Ahorrareis en días de alquiler y ganareis en comodidad.

Para ir en autobús al centro tenéis que tomar el número 29 de la empresa Prestia e Comandè. Hay autobuses durante todo el día  realizando este trayecto que te deja en la Piazza Giulio Cesare, la estación central de autobuses. Podéis consultar los horarios aquí. Aunque en la web de la compañía indican que el trayecto es de 20 minutos, lo cierto es que es superior a los 40 minutos. El precio del billete ida y vuelta es de 10€ por persona.

Dónde alojarse

El centro histórico de Palermo es un compendio de calles y callejuelas anárquicas y estrechas. Recuerda a la arquitectura árabe que podemos ver en ciudades españolas que estuvieron también bajo esta dominación. Distribuidas en torno a 4 principales áreas o barrios separados por las arterias del Corso Vittorio Emanuele y vía Maqueda. Con la famosa e histórica intersección de Quattro Canti en el centro.

Las áreas que separan son los famosos barrios de Vucciria, La Kalsa, Capo y Albergheria.

Los barrios de Vucciria, La Kalsa, Capo y Albergheria se dividen a partir de Quattro Canti en Sicilia Palermo

Los barrios de Vucciria, La Kalsa, Capo y Albergheria

Tras repasar nuestra querida Lonely  y señalando los puntos que consideramos de mayor interés decidimos reservar nuestro Airbnb en el barrio de Vucciria. Sin duda este barrio tiene algo especial y vivo.

Tan solo con el recorrido de la estación de autobuses a nuestro alojamiento ya entramos en contacto directo con las peculiaridades del barrio y su gente. Bastante ruido, calor, y un portal que se caía literalmente a pedazos, aunque el interior estaba completamente reformado y limpio.

Esto personalmente no me sorprendió, ya que había vivido un año en Italia, en Perugia, durante mi Erasmus en 2011/2012. Por eso estaba  más que acostumbrado a ver muchos edificios históricos a los que daba miedo entrar desde fuera pero que una vez dentro te sorprendían y encantaban.

Aunque cada barrio tiene su encanto a nosotros el que más nos gusto fue el de la Vucceria. Por eso nuestra recomendación es que elijas este barrio para hospedarte y te dejes seducir por la magia de Palermo donde decadencia y belleza van de la mano.

Nuestra ruta de un día por Palermo

Una vez superamos ese pesado tramite que hay en todos los viajes de vuelo, aeropuerto, autobús, maletas etc. y dejamos todo el equipaje en la casa salimos a media mañana a las calles llenos de ilusión y ganas de empezar nuestro viaje y aventura.

Mercato deLla Vucciria

vucciria de día

Nuestro primer contacto con Palermo se produjo indagando las callejuelas y callejones que rodeaban nuestro alojamiento tratando de llegar al famoso Mercato della Vucceria.

Cómo os comentábamos el barrio tenía un aspecto bastante destartalado y decadente, con edificios históricos sucios y en obras. Palermo, así como otras ciudades que he visitado como Nápoles y La Habana, deja entrever una antigua época de apogeo, cultura, belleza y refinamiento que debido a los menesteres de la historia ha venido a menos. En el mercado de la Vucciria fue donde mejor representados encontramos estos contrastes.

Zapatillas colgadas en callejuelas de Palermo Sicilia Vucciria

Zapatillas colgadas en callejuelas de Palermo

Aquí sin duda radica también la originalidad y belleza de la ciudad. En esos contrastes y luces y sombras entre arte y desconchamiento. Mercados con gritos y callejuelas vacías en silencio. Calles  y portales sucios e interiores impecables.

Bicicleta colgando de una fachada en Palermo Sicilia

Bicicleta colgando de una fachada en Palermo

Tras recorrer varias calles explorando el barrio, llegamos a los primeros puestos donde empezaba el famoso “Mercato di Vucciria”. Primero algunos puestos de comida como pescado, carne o fruta, dando paso a puestos de antigüedades y segunda mano. En ellos vendían desde viejos aparatos como Walkmans y cámaras analógicas hasta antiguas reliquias; monedas, periódicos y revistas de la segunda guerra mundial. Alrededor de estos puestos había numerosos bares llenos de gente tomando el imperdonable aperitivi italiano.

¿Herencia de época española?
Pintada en una fachada de "El Padrino" en Palermo Sicilia

Pintada en el Mercato della Vucciria de “El Padrino”

Salimos del mercado por una de las calles que acababa en la Piazza di San Domenico. En esta plaza se encuentra la imponente Chiesa di San Domenico; la obra arquitectónica más importante del barrio de Vucciria.

Quizá sea porque estamos acostumbrados al rastro de Madrid que viene a ser un mercado de Vucciria a lo grande grande, pero este mercado no nos sorprendió tanto como esperábamos. Igual que el barrio en sí nos encantó, el mercado de la Vucciria no acabó de cumplir nuestras expectativas.

Vucciria de noche

Al estar hospedados en este barrio pudimos ver el contraste que existe entre el día y la noche en él. Tras cenar y de camino ya a nuestro alojamiento empezamos a escuchar música que envolvía cada callejón. Las mismas calles que por la mañana eran un bullicioso mercado por la noche se llenaron de adolescentes con ganas de fiesta. Bares repletos, futbolines en la calle, scooters pasando por sitios imposibles, puestos de comida ambulante. La guinda, la Piazza Garraffello donde había un DJ pinchando en directo.

Aunque la fiesta en sí y el aspecto de la gente chocara, muy al estilo bacalaero del 2000 en España (piercings por toda la cara, camisetas de tirantes, tatuajes de tribales, scooters ruidosas y muchos gritos), no tuvimos ningún problema con nadie. Todos los jóvenes palermitanos se mostraron muy simpáticos y con ganas de pasárselo bien.

En ningún momento teníamos pensado indagar la noche de Palermo. Sin embargo nos resultó muy curioso y nos dio una visión mucho más general del barrio. Os invito a que descubráis vosotros también esta cara B de la Vucciria.

Teatro Massimo

Tras nuestra inmersión diurna en el mercado de la Vucciria, nuestro recorrido siguió hacia el noroeste buscando el barrio de Capo, cuya primera parada fue el famoso Teatro Massimo. El horario de apertura es de Martes a Domingo, 09:30 -16:30. El precio son 8€ con visita guiada. Nosotros desafortunadamente no pudimos entrar ya que en ese momento se encontraba en obras.

Teatro Massimo en Palermo Sicilia

Teatro Massimo

Este teatro es uno de los más conocidos y fotografiados de la ciudad. Es mundialmente conocido por la escena final del Padrino III. Esta película cierra la saga en las escaleras de este teatro. Sin duda es una de las más emotivas y mejores escenas de la historia del cine.

Tanto por los míticos escenarios como por ser un gran acercamiento a la realidad Siciliana moderna (además de por ser uno de los grandes clásicos del cine) recomendamos ver la saga de El Padrino. Sobre todo si vais a viajar a Sicilia 😉

Teatro Massimo en Palermo Sicilia

Teatro Massimo

Mercato di Capo

Después de salir del teatro Massimo y andar en dirección a la catedral de Palermo, nos topamos sin darnos cuenta con el Mercato di Capo. Éste, a diferencia de Vucciria, si nos impresionó y dejó boquiabiertos: Calles, calles y calles interminables llenas de todo tipo de puestos. Desde menaje, muebles, arte y antigüedades hasta innumerables y variados puestos de comida y comida per portare vía donde se te hacía la boca agua.

Gritos sobre los precios y los productos, gente, caos, olores…este sí nos pareció el mercado palermitano que habíamos leído y que estábamos buscando.

No tuvimos ningún contratiempo. Sin embargo sobra mencionar que como en todos los sitios donde hay aglomeraciones hay que tener cuidado con los amigos de lo ajeno. Es importante tener bien controlado nuestro móvil, cartera o cámara.

Cattedrale di Palermo

Después de Capo bajamos de nuevo hacia el sur buscando la catedral en la intersección con la transitada Vía Vittorio Emanuelle.

La Cattedrale di Palermo se construyó en época normanda, aunque con tanto paso cultural sufrió numerosas modificaciones y añadiduras sobre todo de corte gótico.

Cattedrale di Palermo en Sicilia

Cattedrale di Palermo

El aspecto exterior es monumental, pero sin embargo dentro es bastante austera. Su principal interés es el Tesoro de la Catedral de época normanda y la cripta. Por desgracia no pudimos visitarlos ya que andábamos escasos de tiempo. Sumado a que había que pagar una entrada extra  para ver el tesoro, además de la entrada básica de 3€.

CaPpella Palatina y Palazzo dei Normanni

A escasa distancia de la catedral y perteneciente ya al barrio de Albergueria se encontraba nuestra siguiente parada. Sin duda el punto de interés más conocido de la ciudad, La Cappella Palatina y el Palazzo dei Normanni.

La Capella Palatina  es una capilla de época normanda. Nada más entrar te deja sin palabras. El suelo con incrustaciones de mármol, el techo con mozárabes de madera, y ya en el interior los mosaicos normandos más famosos y mejor conservados del mundo, con un fondo de oro y engarces de piedras preciosas. La iluminación de la capilla, hace ver porqué Palermo era una de las capitales y ejes principales en la Europa del Siglo XII.

Interior de la Cappella Palatina en Palermo Sicilia

Cappella Palatina

Interior de la Cappella Palatina en Palermo Sicilia

Cappella Palatina

Adjunto a la Capilla se haya el Palazzo dei Normanni, sede del parlamento Siciliano y el cual tuvimos suerte de poder visitar ya que de lunes a jueves acoge sesiones parlamentarias.

La entrada conjunta a la Cappella Palatina y el Palazzo dei Normanni tiene un precio de 8,50€. El horario es de 08:15h hasta las 17:40h.

Catacombe dei Cappuccini

Según iba avanzando el día el calor era cada vez más intenso. Lo notamos especialmente en el paseo que nos dimos hasta otro de los puntos más conocidos y controvertidos de Palermo: las Catacombe dei Cappuccini.

Para llegar hasta ellas, el camino es relativamente sencillo desde el Palazzo dei Normani. Hay que seguir la vía Vittorio Emanuele recto y después tomar el desvío por la vía Cappuccini. El paseo tomará ando unos 25-30 minutos.

Le Catacombe dei Cappuccini (09-13 / 15-18, 3€) se componen de varias galerías. En ellas se encuentran más de 8000 palermitanos de entre los siglos XVII y XIX. Se divide en diferentes pasillos correctamente catalogados por género, edades, profesión, etc, encontrando secciones de los propios frailes Cappuccinos, monjas, niños, profesores e incluso la aristocracia de la época.

No todos los cadáveres se encuentran igual de conservados, por lo que encontramos desde puros esqueletos hasta cuerpos embalsamados que permiten observar más detalles.

Sería demasiado valiente negar lo dantesca que es esta visita, sobre todo cuando lo hicimos nosotros. No había prácticamente nadie y nos perdimos en innumerables pasillos rodeados de cientos y cientos de cadáveres. De repente  un monje con túnica de saco marrón y capucha que le cubría casi toda la cara apareció. Ante aquella escena Ascen no pudo evitar soltar un grito. No sabemos con certeza si la escena le pareció cómica al monje o si se asustó por el grito; desapareció por un pasillo y no lo volvimos a ver.

Quattro Canti

Siguiendo de vuelta hacia el casco histórico, no pudimos pasar por alto uno de los puntos más conocidos de la ciudad. La intersección de Quattro Canti ya mencionada anteriormente.

Se encuentra en el cruce de la gran avenida del Corso Vittorio Emanuele con la vía Maqueda. Así se dividen los cuatro cuadrantes de los 4 barrios (La Kalsa, Vucciria, Capo y Albergheria). Esta intersección se compone de una plaza rodeada por un círculo de edificios históricos formando una perspectiva única.

Intersección de Quattro Canti en Sicilia Palermo

Quattro Canti

Se construyó inspirándose en las Quattro fontane de Roma en el siglo XVII. Destaca sobre todo el efecto del sol iluminando las diferentes fachadas con el paso de las horas. Es como si se tratara de un reloj solar. Por ello también recibió el sobrenombre de “Il teatro del sole”.

Las arquitectura de las fachadas es similar, cambiando las esculturas e inscripciones. La estructura es la siguiente: 4 vírgenes en la parte superior, 4 reyes en la parte media (entre los que se encuentran Carlos V y Felipe IV) y 4 fuentes en la base con 4 ninfas representando las 4 estaciones.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Piazza Pretoria

Al lado de Quattro Canti bajando hacia Vía Maqueda se encuentra la que para nosotros fue la plaza y fuente más bonita de Palermo, la Piazza Pretoria. Rodeada de Palacios y con la imponente Fontana Pretoria en el centro.

Nuestra primera foto de viaje juntos en Piazza Pretoria Sicilia Palermo

La primera de muchas fotos de viaje juntos en Piazza Pretoria

Ascen sentada en Piazza Pretoria Palermo Sicilia

Piazza Pretoria

La fuente está recubierta con estatuas de ninfas, tritones y dioses. A diferencia del resto de la ciudad aquí todo es mármol, luces y esplendor. Por un instante te traslada a las famosas piazze y fontane de Roma alejandote de los desconchados palermitanos.

Preciosa Fontana Petroria en Palermo Sicilia Italia

Piazza Pletoria

Chiesa di San Cataldo

Siguiendo el sentido de la calle y apenas al lado de Piazza Pretoria encontramos la Chiesa di San Cataldo. No pudimos ver su interior al haber una boda en ese momento. La estampa recuerda a las descripciones de piedra, sol y palmeras que Giuseppe de Lampedusa hacía en su libro “Il Gattopardo”.

Chiesa de San Cataldo en Palermo Sicilia

Chiesa de San Cataldo

Cala di Palermo

Nuestro avance siguió por el barrio de Kalsa hasta el la Cala di Palermo. El puerto más antiguo de la ciudad, donde dimos un tranquilo paseo finalizando así nuestra visita a Palermo.

Nuestro consejo es que acompañeis vuestro paseo por este muelle con una de las maravillas gustativas de Sicilia, los granite o granizados de mil sabores y tipos. Ideales sobre todo para refrescarte del potente sol Sicilano.

Dónde comer

Nuestro único día descubriendo Palermo nos dio también para deleitar nuestros paladares. Más que comidas planificadas parábamos a tomar cualquier cosa en mitad del camino. Para Ascen era su primer día en Italia así que quería probarlo todo. Un Arancino acompañado de un rico Estathé en el Mercato della Vucciria. Un Trancio di pizza en la Cattedrale di Palermo. El primero de muchos gelatti di Pistacchio que comimos a lo largo de todo el viaje…

Disfrutando de los ricos Arancini del Mercato della Vucciria en Palermo Sicilia

Disfrutando de los ricos Arancini del Mercato della Vucciria

El único momento en el que nos sentamos a comer, e incluso así fue de manera improvisada, fue en Pizza Ferrari.

Entramos a este sitio simplemente porque era lo único que encontramos abierto a las 11 de la noche. Después de esta paliza de día decidimos hacer algo raro en nosotros cuando viajamos: echar la siesta. Siesta que se alargó 3 horas y que hizo que cuando nos levantáramos no hubiera ni un restaurante abierto. Así que cuando encontramos esta pizzería, que no tenía mayor pinta que una pizzería de barrio normal, no dudamos en entrar. Sin embargo nos sorprendió las increíbles pizzas que hacían. Esto, acompañado de una Peroni nos hizo llegar al cielo. Y es que no hace falta nada más que mirar su carta pera que se os haga la boca agua.

Increíbles pizzas en Pizza Ferrari mas Peroni en Palermo Sicilia

Increíbles pizzas en Pizza Ferrari

Y este es otro de los puntos a destacar de Palermo; esa originalidad, improvisación y capacidad de sorprender que tiene cuando no te lo esperas, tanto arquitectónica como gastronómica y socialmente hablando.

REDACTADO POR ASCEN

No te pierdas...

Un comentario en “Descubre Palermo en un día

Deja un comentario