Orangután caminando en la selva de Bukit Lawang en Sumatra

Bukit Lawang – Orangutanes en libertad en Sumatra

Después de terminar de recorrer GeorgeTown, ciudad principal de la isla malaya de Penang, pusimos rumbo a la Selva de Bukit Lawang. Para llegar volamos una hora hasta Medan, capital de Sumatra, y aeropuerto más cercano a la selva (a unas 4 o 5 horas en coche). Esta fue nuestra primera parada en Indonesia. 

En la Selva de Bukit Lawang todavía viven orangutanes en libertad. Este fue uno

de los destinos que estuvimos a punto de descartar durante la elección de la ruta de nuestro viaje por el sudeste asiático, ya que no teníamos mucho tiempo y al fin y al cabo nadie nos aseguraba que veríamos orangutanes.

Bukit Lawang no es un Zoo, ni siquiera una reserva, donde los animales están encerrados para que el turista de turno pase un rato divertido. Bukit Lawang es una selva que pertenece a los animales y hay veces que vas y tienes la suerte de poder verlos y otras que no. Esta es la única manera ética en la que yo concibo poder ver animales salvajes.

llegada a bukit lawang

Como íbamos a llegar tarde a Medan habíamos pedido al hotel donde nos quedábamos en la selva que nos vinieran a recoger. El precio del taxi son 600.000 IDR (unos 42€) como os informe en las cuentas del viaje.

Nada más llegar al pueblo de Bukit Lawang nos dieron la bienvenida más calurosa que nos han dado en nuestra vida. El pueblo, que no tendrá más de 20 casas de madera, salió entero de las cabañas al grito de “Welcome to the Jungle”. Se me sigue poniendo la piel de gallina al recordarlo <3

Nuestro hotel estaba al final del pueblo. Rain Forest Guest House Bukit Lawang, dirigido por Nella, una mujer encantadora que nos hizo sentirnos en casa desde el minuto uno. Habíamos reservado la suite con baño privado por 5€. El alojamiento más barato y sin duda el hotel donde mejor nos trataron. Con Nella estuve hablando desde que hice la reserva, ya que no encontraba en Internet suficiente información para organizar nuestra aventura (+62 813-6219-9018 o  Nella_angin@yahoo.com), por lo que al vernos ya era como si nos conociéramos.

Rain Forest Guest House Bukit Lawang Selva Hotel Sumatra Cabaña de Madera

Rain Forest Guest House Bukit Lawang

preparación

Nada más llegar nos sentamos  en el porche de madera con el que sería nuestro guía al día siguiente para que nos explicara lo que teníamos que llevar. También nos contó las distintas actividades que podíamos realizar aunque nosotros ya lo habíamos reservado previamente  (trekking de dos días y la vuelta en tube rafting). Aquí os dejo el precio de las distintas actividades. Nuestra excursión costó 70€  por persona.

Información y precio actividades en la selva de Bukit Lawang en Sumatra

Información actividades en Bukit Lawang

En esta misma selva hay tigres, osos, rinocerontes incluso elefantes, pero son mucho más difíciles de ver. Para tener más posibilidades hay que contratar el trekking de 5 días. Con ello podréis entrar hasta más profundo en la selva. De todos modos nadie os asegura que veréis algo porque son animales que están en total libertad. Aquí todas las especies que podéis encontrar.

Tened en cuenta que para entrar a la selva hace falta un permiso. Si vais a llegar a Bukit Lawang de noche y tenéis pensado ir a la selva justo al día siguiente, hablad con vuestro guía y mandadle el pasaporte para que os lo gestione antes de vuestra llegada.

TREKKING DE DOS DIAS POR LA SELVA DE BUKIT LAWANG

A la mañana siguiente, con la mochila para la selva preparada nos tomamos un desayuno de campeones: batido de plátano y chocolate y pancake de plátano y chocolate (para variar XD ) y con eso nos pusimos en marcha.

Desayuno en el Rain Forest Guest House Bukit Lawang en Sumatra

Desayuno en el Rain Forest Guest House Bukit Lawang

Nuestros guías fueron Andy y Walter, “the Jungle Guys”, unos chicos super majos que hicieron la experiencia inolvidable. Nos contaron todas las historias de la selva y nos hicieron aprender un montón. Junto a mi primo y yo venía también una alemana, Philine y un holandés, David. Así que los seis nos pusimos rumbo a la selva sobre las 8 de la mañana, con agua y una muda en la mochila.

Además otros dos guías fueron por delante para montar el campamento donde íbamos a dormir.

Pueblo junto al rio de Bukit Lawang en Sumatra

Bukit Lawang

De camino a la selva recorrimos el pueblo de Bukit Lawang que durante nuestra llegada no pudimos ver ya que ya era de noche. El pueblo está pegado a la selva. Simplemente hay que cruzar un río para adentrarte en ella.

entrando en la selva

Cruzando el río por un puente de camino a la selva de Bukit Lawang en Sumatra

Cruzando el río de camino a la selva de Bukit Lawang

Cuando aun no nos habíamos preparado para ver ningún animal salvaje, vimos a otro grupo parado mirando entre las hojas. Entre ellas liada había lo que resultó ser una Víbora Wrangler.

Esta especie de serpiente tiene un veneno capaz de matar a una persona en menos de una hora. Es difícil encontrársela  y más aún tan cerca del pueblo. Tuvimos muchísima suerte de verla (y más aún de verla antes de que ella nos viera a nosotros XD ).

Víbora Wrangler en la selva de Bukit Lawang. Serpiente mortal. Sumatra

Víbora Wrangler en la selva de Bukit Lawang

Este trekking fue muy distinto al que realizamos en el Parque Nacional de Penang. En Bukit Lawang había mucha más gente (lo cual, como os he comentado, me horroriza) mientras que en el National Park de Penang eramos solo mi primo, la selva y yo. Sin embargo como punto positivo diré que Bukit Lawang era mucho más SELVA. Más lianas, árboles, ramas, raíces, ningún camino que seguir. Es imprescindible ir con guía, ya que no hay absolutamente ningún sendero.

En cuanto a dificultad la ruta que hicimos por el Parque Nacional de Penang era mucho más plana, pero también más larga. En Bukit Lawang tuvimos que trepar, saltar arboles, bajar por rampas resbaladizas llenas de barro, por lo que salí de allí llena de tierra y moratones de haberme pagado más de un culazo. Sin embargo, tengo la sensación de que no nos cansamos tanto, ya que íbamos parando cada dos por tres.

primer avistamiento

Antes de que lleváramos una hora andando, cuando no esperábamos encontrar nada aún, vimos a los primeros orangutanes. No puedo explicar lo que se siente. Son tan increíblemente parecidos a nosotros!! Los gestos, cómo miran y cómo se mueven…

Me sentía una intrusa en su selva.  Ellos parecían no molestarse por nuestra presencia y solo podía sentirme agradecida por estar viviendo ese momento único.

Orangutana y cría de dos años en la selva de Bukit Lawang en Sumatra

Orangutana y cría de dos años en la selva de Bukit Lawang

Eran una mama y su bebé de dos años. Los guías nos explicaron que los orangutanes son animales muy independientes. No van en grupo y son muy territoriales. De hecho en cada zona solo puedes encontrarte con un solo orangután. La única manera de encontrarte con dos a la vez es o bien, con una madre y su cría, o bien en la época de apareamiento.

Las madres cuidan de sus hijos hasta los 5 años aproximadamente. En ese tiempo le enseñan todo: cómo trepar a los arboles, qué comer, incluso le ayudan a buscar su propio territorio.

Nos contaron también que en la época de apareamiento las parejas de orangutanes parecen novios. Se besan en la boca y pasan mucho tiempo juntos haciéndose mimos. Pueden estar en ese estado de “enamoramiento” un par de semanas. Luego, cuando la hembra se queda embarazada, el orangután macho se va, así que no llega a conocer a sus hijos.

almuerzo

Tras este primer encuentro seguimos andando y en un claro de la selva nos sentamos a comer.

Comida durante el trekking de la selva de Bukit Lawang en Sumatra

Comida durante el trekking de la selva de Bukit Lawang

No se si sería por el contexto o porque realmente estaba delicioso, pero lo que comimos en la selva tanto el primer día como el siguiente nos supo a gloria. Arroz con verdura, tomate, pepino y tortilla. Y de postre frutaaaa!!

Guía trekking selva bukit lawang preparando el postre consistente en fruta

Andy preparándonos el postre

peligro de extinción

Los guías nos contaron que la selva en los años 80 y 90 había estado a punto de ser destruida por la industria del aceite de palma. La tala masiva que provocaron arruinó por completo el ecosistema de la selva. En la actualidad el número de orangutanes en Sumatra desciende los 7.000 ejemplares.

Para poder proteger esta especie se creó un centro de rescate. Aquí se encargan de cuidar de orangutanes enfermos o huérfanos hasta que son capaces de volver a la selva. Además han puesto en marcha una plataforma de alimentación, a donde acuden diariamente muchos de los orangutanes para recibir alimento adicional, ya que no son capaces de obtenerlo de una selva que está claramente enferma.

Sumado a la industria del aceite de palma esta la captura de orangutanes para venderlos como mascotas o a zoos, por parte de cazadores furtivos, que siempre pasa por el  asesinato de la madre.

Y no quiero repetirme pero por favor DEJAD DE IR A ZOOS. Con el precio de vuestra entrada financiáis este asqueroso negocio.

HABITANTES DE BUKIT LAWANG

LOS ORANGUTANES DE BUKIT LAWANG

Durante ese día tuvimos la oportunidad de ver orangutanes en varias ocasiones.

Orangután macho en libertad en la selva de Bukit Lawang

Orangután en la selva de Bukit Lawang

El de la imagen de arriba era un macho. El tamaño nos impresionó, sobre todo porque se acercó bastante a nosotros. Es muy fácil diferenciar a los machos de las hembras. ¡Mirad la barba que tenía!

Orangután en arbol en la selva de Bukit Lawang en Sumatra

Orangután en la selva de Bukit Lawang

Esta es una joven orangutana que se acercó a pedir comida. Incluso bajó de los arboles para coger  fruta que uno de los guías le ofreció. Ver vídeo abajo.

Muchos me habéis preguntado si no es peligroso estar tan cerca de los orangutanes. Según los guías, solo hay dos orangutanas en la selva de Bukit Lawang, Jacky y Mina, que son peligrosas. Estas dos orangutanes se criaron en el centro de rescate ya que son huérfanas. Al estar acostumbradas al hombre nos ven como suministradores de alimento. Así que si te las encuentras querrás que les des comida. Jacky te coge la muñeca y no te suelta hasta que le das plátanos mientras que Mina directamente muerde a los excursionistas hasta que consigue lo que quiere. Nuestro guía nos enseñó una cicatriz que nos dijo se la había hecho Mina. Nosotros, aunque las buscamos (son las orangutanas más famosas de la selva XD ), no nos cruzamos con ellas.

OTROS HABITANTES

Pero en la selva de Bukit Lawang, no todo son orangutanes. Además tuvimos la suerte de ver otros animales.

Nos sorprendieron mucho las hormigas gigantescas que se nos subían encima. No os preocupéis por el tamaño. Son totalmente inofensivas.

Hormigas gigantes en la selva de Bukit Lawang en Sumatra

Hormigas gigantes en la selva de Bukit Lawang

También vimos un Faisán Gran Argus.

Escuchamos una banda de tucanes. Aunque no les pudimos hacer foto, tengo el sonido característico que hacen grabado.

Vimos muy de cerca un Macaco Cola de Cerdo y una especie de monos que solo existe en esa selva, el Thomas’s Langur.

Thomas’s Langur autoctono de la selva de Bukit Lawang Sumatra

Thomas’s Langur

acampada

Después de unas 5 horas paseando por la selva llegamos al campamento, que estaba a la orilla del río. Había una cabaña donde pusimos esterillas y mantas y otra cabaña que hacía de cocina.

Orilla del río del campamento en Bukit Lawang Sumatra

Orilla del río del campamento

Cabaña dormitorio en el campamento de la selva de Bukit Lawang en Sumatra

Cabaña dormitorio en el campamento de la selva de Bukit Lawang

Cabaña cocina en el campamento de la selva de Bukit Lawang en Sumatra

Cabaña cocina en el campamento de la selva de Bukit Lawang

Antes de cenar nos dimos un baño en el río. Había sido un día perfecto y no podíamos estar más contentos de haber decidido invertir dos días y medio en la selva de Bukit Lawang.

Baño en el río del campamento de la selva de Bukit Lawang en Sumatra

Baño en el río del campamento de la selva de Bukit Lawang

La cena estaba deliciosa. Nos prepararon unos platos vegetarianos que estaban para chuparse los dedos. Después de cenar Andy y Walter tenían preparados juegos nocturnos (los típicos que te hacen en acampadas de pequeño).

Cena en el campamento de la selva de Bukit Lawang en Sumatra

Cena en el campamento de la selva de Bukit Lawang

Entonces de repente ocurrió algo mágico. El río se encendió y millones de luciérnagas volaron a nuestro alrededor.

Sentirme en medio de la selva rodeada de sonidos que no comprendía y cogiendo luciérnagas con la mano intentando averiguar el secreto de su luz es algo que no puedo describir. Para mí, personalmente, lo mejor de Bukit Lawang fue ver el río brillar.

Quizás para alguien que ya lo haya visto antes os suene a chorrada, pero era la primera vez en mi vida que veía una luciérnaga.

Y con ese día insuperable nos fuimos a la cama y no nos importó siquiera encontrarnos la esterilla y las mantas meadas y cagadas por una rata. Ya habíamos hecho migas con estos animalitos en el hotel de Penang¡A DORMIR!

Cabaña dormitorio en campamento de la la selva de Bukit Lawang

Cabaña dormitorio en la selva de Bukit Lawang

REGRESO A BUKIT LAWANG

Al día siguiente para desayunar nos habían preparado un mega sandwitch ¿Por qué la comida en la selva está tan tan tan rica?

Sándwich desayuno en la selva de Bukit Lawang en Sumatra

Sándwich desayuno en la selva de Bukit Lawang

Madre y bebe orangután en la selva de Bukit Lawang - Sumatra

Orangután hembra y cría

Y continuamos el trekking encontrándonos por el camino con más orangutanes 🙂

Orangután caminando en la selva de Bukit Lawang en Sumatra

Orangután en la selva de Bukit Lawang

Entre los dos días no se cuantos orangutanes pudimos ver. Unos ocho o nueve aproximadamente, mucho más de lo que esperábamos.

Ya se nos estaba acabando el tiempo en la selva y con todo nuestro corazón teníamos que decir adiós.

Selva de Bukit Lawang en Sumatra

Selva de Bukit Lawang

Para volver al pueblo los guías nos habían preparado una balsa que usaríamos para llegar río abajo. Ellos lo llaman tube rafting.

Tube rafting o tubing en el rio del trekking de Bukit Lawang en Sumatra

Tube rafting

Aquí un vídeo de toda la aventura que vivimos en la Selva de Bukit Lawang.

VUELTA A LA CIVILIZACIÓN

Como podéis ver llegamos chorreando al pueblo y con una prisa increíble porque para volver al aeropuerto queríamos hacerlo en trasporte público. Para ello había que coger el último autobús que salía sobre las 5. Nella, la dueña del Rain Forest Guest House Bukit Lawang nos dejo ducharnos y nos puso una secadora con la ropa del rafting.

MI INCIDENTE CON UN MACACO

Mientras mi primo se estaba duchando yo estaba fuera hablando con David (el chico holandés) y me dijo de repente, “¡Cuidado que tienes un mono detrás!”. Cuando me giré vi un macaco de cola larga, totalmente silencioso, agarrando mi bolsa de la ropa sucia. Durante dos segundos por lo menos nos miramos a los ojos sin movernos, ni el mono ni yo y de repente el muy h.. salió corriendo con mi bolsa en mano (ya os avisé en el post del Parque Nacional de Penang que hay que tener cuidado con los monos). David y yo corrimos detrás y al final soltó la bolsa, pero un poco más y nos quedamos sin ropa.

Mi primo salió despavorido de la ducha para ver porqué estábamos chillando XD

TRANSPORTE PÚBLICO

estación de autobuses de BUKIT LAWANG

Después del incidente con el mono los del hotel nos acercaron en moto a la estación de autobuses ya que estaba como a 20 minutos andando (si es que son los mejores del mundo!).

Moto bukit lawang Medan Sumatra

En moto por Bukit Lawang

La carretera estaba llena de pollos, vacas y ovejas, y a los chicos que nos llevaban no se les ocurrió otra cosa que hacer una carrera, picándose y jaleándose entre ellos. Pese que ni a mi primo ni a mí nos gustan las motos (si, nos dan miedo ¿algún probema?), llegamos a la estación partidos de risa, eso sí, con tembleque en las piernas.

Esta es la cochambre de terminal con olor a cloaca, desde donde salen los autobuses a Medan.

Estación de autobuses de Bukit Lawang para ir a Medan Sumatra

Estación de autobuses de Bukit Lawang

Con pena nos despedimos de los “Jungle Guys” y entramos a nuestro autobús furgoneta junto a otros locales. No recuerdo el precio pero era muy barato, aunque las condiciones horribles. Otros pasajeros se tuvieron que sentar encima de nuestras mochilas. Apenas teníamos espacio. Tienes que ser un poco amazona para soportarlo.

Transporte público Autobús furgoneta de bukit lawang a Medan Sumatra

Autobús furgoneta a Medan

EL TRAYECTO

La foto es de la primera parada, pero luego se llenó muchísimo y eso sumado a que la carretera está llena de baches es una experiencia cuanto menos curiosa. Incluso así había alguno que se consiguió dormir.

Después de esta tartana nos subimos a un autobús normal, típico autobús público. Por desgracia se averió cuando llevábamos una hora de camino, así que nos subieron al autobús más raro que he visto en mi vida. Estábamos solos el chófer, mi primo y yo. Todo el techo estaba lleno de neones naranja. Había altavoces gigantescos cada tres filas de asientos que sonaban una especie de “Camela en árabe” que nos estaba machacando los oídos por lo que teníamos que hablar gritando. Para rematar, había por lo menos 10 de los típicos ambientadores de baño que disparan solos cada equis tiempo. En definitiva, el autobús más surrealista que en mi vida me podría haber imaginado.

En total 5 horas de viaje muy movido que os recomiendo para que veáis como viajan aquí los indonesios. (No considero que sea buena idea alquilar un coche. En mi vida he visto conducir tan mal como en Sumatra).

rain forest guest house bukit lawang

Aunque durante todo el post he dicho que el hotel de Bukit Lawang fue el mejor, lo que hizo que realmente se pusiera en cabeza fue lo siguiente.

Al llegar a Yogyakarta, nos dimos cuenta que la mitad de la colada que nos habían hecho en Bukit Lawang no nos la habían devuelto. Al escribir a Nella, que se pilló un buen disgusto. Se ve que parte de la colada se había secado y la quitaron del tenderete. La otra parte seguía humeda y la dejaron colgada. Cuando fuimos a pedir la ropa no se dieron cuenta de que solo estaba la mitad. Sin dudarlo Nella se ofreció a enviarme la ropa y ni siquiera me dejó pagarle los gastos.  Otro hotel no se hubiera ni molestado. Por eso digo de nuevo que Rain Forest Guest House Bukit Lawang es el hotel donde mejor nos han tratado.

Ha pasado medio año pero un pedazo de mí sigue en la selva, persiguiendo luciérnagas, durmiendo en las copas de los arboles y soñando con las historias de los Jungle Guys.

TEXTO Y FOTOGRAFÍA DE ASCEN

No te pierdas...

4 comentarios en “Bukit Lawang – Orangutanes en libertad en Sumatra

  1. Pingback: Trucos para hacer la maleta de viaje y no morir en el intento – Come, Ama, Viaja

Deja un comentario