Viaje Sudeste Asiático. Templo budista borobudur nirvana java

Yogyakarta – Templos de Prambanan y Borobudur

Tras nuestra aventura en la selva de Bukit Lawang, paramos en Yogyakarta, ciudad que se encuentra en  Java, la isla más poblada de Indonesia, por su proximidad a los templos más espectaculares de este país, el Templo de Borobudur y el Templo de Prambanan. Pasamos dos días completos en esta ciudad, en la cual además de visitar los templos, paseamos por su centro y aprovechamos para descansar

(con masaje incluido). Para los que tengáis la agenda más apretada, tened en cuenta que en una mañana se puede visitar el templo de Borobudur y en una tarde el de Prambanan.

El plan que teníamos para el  día que llegamos a la ciudad era ir al albergue, dejar la ropa en la lavandería  (en Bukit Lawang nos dejamos la mitad de la colada y la otra mitad estaba llena de barro así que prácticamente nos quedaba lo puesto) e ir directamente a visitar Prambanan, que es el que más cerca está de la ciudad.

Campos de arroz cerca de Yogyakarta

Campos de arroz cerca de Yogyakarta

Yogyakarta cuenta con uno de los sistemas de transporte público mejor de toda Indonesia. Trans Yogya está formado por varias lineas de autobuses con aire acondicionado que enlazan toda la ciudad, incluyendo el aeropuerto e incluso el Templo de Prambanan. En cada estación hay una marquesina donde una persona te cobra el precio del ticket (3.000 IDR. 0,20€ aprox), otra te ayuda a pasarlo por una puerta giratoria y otra te ayuda a entrar al autobús (a veces van desbordados). Aparte del conductor, dentro del autobús hay un colocador que te dice donde te tienes que sentar. En definitiva, no sé si este sistema es demasiado eficiente, lo que si que me quedó claro que da trabajo a muchísimas personas. Aquí puedes ver el plano de Trans Yogya. El horario de los autobuses es de 6 a 22 h.

El aeropuerto está a una hora en autobús del centro. Nosotros cogimos la línea 1A que es la que pasa por la calle Malioboro (calle principal). Si llegáis al aeropuerto de noche el precio de los taxis al centro es de 100.000 IDR (7€) aproximadamente.

Nuestro hostal, el Laura’s backpacker 523, estaba cerca de la calle Malioboro, pero no tan cerca como para que fuera una zona turística. La zona me encantó porque había muchos niños jugando, que nos invitaron a probar sus golosinas. Animales sueltos y pocos coches. El hostal estaba llenísimo de gente joven con la que conversar. El desayuno incluía  sopa de verduras, bolitas de verdura fritas y fruta. A nosotros nos gustó aunque era un tanto peculiar.

PRAMBANAN

CÓMO LLEGAR A PRAMBANAN

La mejor manera de llegar al templo es mediante Trans Yogya. Después de desayunar volvimos a la calle Malioboro  y cogimos el autobús al Templo de Prambanan. De nuevo otra hora en la línea 1A. El autobús te deja a unos 10 minutos andando de la entrada del templo.

Prambanan templo vista principal

Prambanan

VISITA A PRAMBANAN

El precio de la entrada es distinto para locales que para extranjeros. Nosotros pagamos 173.000 IDR (13€ aprox) por persona, con la mala suerte de que me olvidé llevar el carnet de estudiante con el que me hubiera costado la mitad.

Amazona en templo hinduista prambanan

Prambanan

Realmente Prambanan no es un único templo, sino que es un complejo compuesto por más de 200 templos hinduístas que se construyeron a lo largo del siglo IX.

Figura en relieve prambanan hinduista

Prambanan

Prambanan tiene un gran parentesco con el templo budista de Borobudur, ya que en parte el primero intentaba superar esta obra arquitectónica. Por ello Prambanan simboliza el regreso de una dinastía hindú al poder después de casi un siglo de dominación de los budistas en la región central de Java.

Para celebrarlo se construyó este inmenso complejo donde se veneraba al Trímurti, la trinidad hindú, la expresión de Dios como el Creador (Brahma), el Preservador (Visnú) y el Destructor (Shiva).

Yoga en Prambanan temple

Prambanan

HISTORIA DE PRAMBANAN

En el siglo XVI un terremoto destruyó la mayor parte de las edificaciones. Tras el desastre las ruinas se abandonaron casi por completo. Sin embargo aún había grupos de hinduistas que acudían a venerar las ruinas.

Viaje Sudeste Asiático. Ruinas-reconstruccion-prambanan-temple

Prambanan

En 1811 el topógrafo escocés Colin Mackenzie llegó a los templos por casualidad. Desde entonces hasta 1880 se llevó a cabo un saqueo constante de las ruinas. En 1918 comenzó la reconstrucción y restauración del complejo. Sin embargo, a día de hoy, y como pudimos comprobar, la labor no ha finalizado.

Prambanan templo ultimo vista principal

Prambanan

Por suerte en  el año 1991 Prambanan fue incluido como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, por lo que esperemos que se pueda preservar esta obra de incalculable valor.

Templo principal del complejo de prambanan

Prambanan

Si os entra  el gusanillo pasaros por el único restaurante que hay y pediros un batido de aguacate y para comer plátano frito con chocolate y queso. No he probado cosa más buena en mi vida.

BOROBUDUR

Al volver al centro de Yogyakarta decidimos que queríamos ver al amanecer Borobudur, el templo budista más grande del mundo y por ello el monumento más visitado de Indonesia.  De esta manera evitaríamos la aglomeración de turistas que suele ser constante a lo largo de todo el día.

Aunque hay algunos tour que te permiten el acceso antes de que el templo abra, nuestra idea era entrar en cuanto abriera el templo, a las 6 am, ya que todavía nos daría tiempo a ver el amanecer sin tener que pagar más por ello. Así que a pesar de tener cogida la noche de hotel en Yogyakarta reservamos otro hotel al lado del templo, para poder estar allí los primeros.

CÓMO LLEGAR A BOROBUDUR

A Borobudur se puede ir también en autobús. Hay que coger la línea 2A o 2B hasta Jombor y desde allí otro autobús hasta Borobudur. El precio de este segundo autobús (ya no es Trans Yogya) es de unas 10.00o IDR (1€ aprox.). No dar más aunque te lo pidan.  En total se tardan unas dos horas. Nosotros no miramos los horarios así que cuando llegamos a Jombor ya no había autobuses que nos llevaran hasta Borobudur y tampoco que nos regresaran a Yogyakarta y aunque intentamos que alguien nos hiciera el favor de acercarnos, con un poco de dramatismo, no conseguimos otra cosa que localizar a un taxista que ni recuerdo cuanto nos cobró. El taxi lo compartimos con otros locales que fuimos dejando en un tiempo que se me hizo eterno, hasta que por fin, desesperados, llegamos a nuestro hotel.

VISITA A BOROBUDUR

A la mañana siguiente estábamos en la puerta del templo esperando bajo la lluvia a que abriera, a las 6. Los tickets cuestan, 220.000 IDR (16€ aprox.). Para estudiantes la mitad (y de nuevo se me había olvidado llevar el carnet).

Entramos a toda velocidad intentando llegar arriba del templo principal antes de que amaneciera. Sin embargo la espesa niebla hizo que esa mañana se hiciera de día sin amanecer. Podría parecer una faena por todo lo que hicimos por estar allí tan temprano, para acabar empapados bajo la lluvia sin el increíble crepúsculo que estábamos buscando. Sin embargo mereció la pena. Estábamos prácticamente solos en aquel imponente lugar sagrado. Ver los alrededores del templo sumergidos en la niebla no tiene precio. Y es que no solo te conquista el templo, sino también el contexto idílico donde se sitúa.

Campanas cerradas Borobudur

Borobudur

A diferencia del Prambanan, el Borobudur esta rodeado de una vegetación espesa, que lo aísla de la evolución del hombre. Esto sumado a la majestuosidad de la obra arquitectónica supone un viaje hacia lo espiritual, hacia la parte más intima de uno mismo.

Subir la pirámide principal a través de sus 6 terrazas cuadrangulares y sus 3 circulares hasta llegar a la gran campana, es una ascensión hacia el Nirvana, el paraíso budista.

Viaje Sudeste Asiático. Templo budista borobudur nirvana java

Borobudur

Arriba no podrás parar de recorrer en circulo una y otra vez las plataformas donde se sitúan las 72 campanas tan características de este templo. Cada una de las campanas cuentan con una estatua de Buda dentro de ellas. Algunas de las campanas están descubiertas de tal manera que podemos fijarnos en todos los detalles del buda.

Buda visto desde lateral de una campana abierta del templo de borobudur

Borobudur

HISTORIA DE BOROBUDUR

Increíblemente esta obra se construyó entre el año 750 y el 850 para representar el cosmos budista. En el sigo XVI, a la par que Prambanan era destruido por un terremoto, Borobudur fue abandonado y olvidado hasta que la selva acabó devorándolo.

campanas templo borobudur

Borobudur

No se sabe a ciencia cierta si el abandono ocurrió por los daños que sufrió por diferentes inclemencias naturales (terremotos y erupciones volcánicas que lo cubrieron de ceniza) o por el auge del Islam en la isla de Java.

Lo que si sabemos que estaba totalmente olvidado. Fue en 1814 cuando el gobernador británico Thomas Stamford Raffles lo redescubrió. 3 años después que el Prambanan reapareciera.

Campana abierta en borobudur buda yogyakarta budismo

Borobudur

En una de sus expediciones escuchó hablar de este templo. Necesitó 200 hombres y dos meses para abrirse camino por la selva y desenterrar el templo cubierto casi en su totalidad por ceniza volcánica. Imaginaros lo que esos hombres tuvieron que sentir cuando por fin subieron al Nirvana.

Los daños eran tales que el templo estaba en riesgo de derrumbe.

Sin embargo las labores de restauración no comenzaron hasta el decenio de 1970. Fue cuando la UNESCO incluyo en monumento en sus planes de conservación del Patrimonio de la Humanidad.

Figura de estatua fachada borobudur

Borobudur

NUESTRA EXPERIENCIA EN EL AUTOBÚS DE REGRESO

Para volver a Yogyakarta tuvimos un incidente con el autobús que va a Jombor. El autobús quería cobrarnos más de los 10.000 IDR que sabíamos que costaba el ticket. Tras ver que por más dinero no íbamos a montar, nos dijeron que accedían a que pagáramos los 10.000 IDR. A lo largo del viaje vinieron otros dos revisores a pedirnos más dinero. Nosotros nos negamos, incluso corriendo el riesgo de que nos hicieran bajar antes del destino. Pasamos una hora bastante incómoda sin saber si nos dejarían llegar a Jombor o no. Parece ser que esto es muy habitual en este trayecto.

Sin embargo ni eso pudo enturbiar lo que habíamos experimentado esa mañana. Si tenéis oportunidad visitad estas dos maravillas que el hombre ha creado. No se os borrarán de la retina.

OTRAS COSAS QUE HACER YOGYAKARTA

Como he comentado en un día (si me hacéis caso y madrugáis) da tiempo a visitar Prambanan y Borobudur. Sin embargo, a lo mejor preferís tomaros vuestro tiempo para recorrer más a fondo Yogyakarta.

En ese caso os aconsejo que aprovechéis para daros un masaje en Monggo Relax. Nosotros pagamos 6€ por un masaje de 30 minutos. También podéis pasear por la calle Malioboro y ver sus innumerables tiendas. Al final de ella os encontrareis cerca del Katrón (el palacio del sultán) y el Tamansari (el castillo del agua). Nosotros no los visitamos ya que según habíamos leído no tenían demasiado interés. En su lugar preferimos dedicarnos a la buena vida (comida y masajes).

Para finalizar esta entrada os recomiendo que vayáis a cenar al restaurante  Kedai Rakjat Djelata, en la calle  Dr. Sutomo No.54. El sitio está muy bien decorado y suele ser frecuentado por los locales más selectos. Sin embargo el precio no puede ser más bajo. Cenamos y bebimos té frío por menos de un euro.

Al día siguiente pondríamos rumbo a Bali, destino central de nuestro viaje y con el que comenzaba la cuenta atrás.TEXTO Y FOTOGRAFÍA DE ASCEN

 

No te pierdas...

9 comentarios en “Yogyakarta – Templos de Prambanan y Borobudur

Deja un comentario